Estrés

Cómo gestionar el estrés

Se han escrito páginas y páginas sobre estrés. “Que si el estrés bueno… que si el estrés malo…” Aquí no te vamos a descubrir cosas que ya sabes o has leído en otras webs. Aquí podrás aprender cómo tratar con el estrés, porque ya que casi nadie está a salvo de sufrirlo, al menos, sabrás cómo gestionarlo. Y si después de leer el artículo, necesitas más profundidades, siempre puedes ir de shopping a nuestra tienda y bajarte el manual con los ejercicios para aprender a manejar el estrés. Porque como todo, para poder lidiar con nuestro enemigo, hay que aprender y trabajar en ello. ¿Te animas? Pues comencemos…

¿Sabemos qué efectos tiene el estrés en nosotros? Porque en general, hay síntomas generales que nos cuentan si estamos siendo víctimas de estrés. Independiente- mente de esto, cada uno tiene sus particularidades. Por ejemplo: si me duele el estómago, no duermo bien y estoy irritable todo el tiempo, mi cuerpo está diciendo: ¡No puedo más! ¡Para, piensa y relájate un poco! Eso ya lo sabemos, pero… ¿Qué más? ¿te has escuchado en serio?

Tómate un momento para escucharte. Siéntate un minuto. Pon las manos sobre el regazo. Ahora, aparte de los síntomas que ya has leído pon atención y pregúntate:

  ¿Respiras aceleradamente?

  ¿Tu cabeza es un hervidero de pensamientos, emociones, agobios?

  ¿Tu cuello, tus hombros, tu espalda están tensos? ¿Sientes dolor?

  ¿Duermes a ratos?

  ¿Comes poco y/o mal?

  ¿No te concentras adecuadamente?

Si has rellenado al menos tres casillas, bienvenido al club de los estresados por naturaleza. Aunque supongo que esto ya lo sabes. Lo que querrás a continuación es saber qué haces para cambiar eso. ¿Cierto? Pues bien, aquí te voy a dar algunos truquillos para controlarlo mejor.

Truquillo 1: Por favor señor@s, ¡RESPIREN HONDO!

Parece una obviedad, pero no lo es. Este truco es súper importante. Si puedes controlar esto, tendrás, más del 70% de tu estrés a raya. ¡Vamos a probar!

Primero, siéntate en un lugar donde puedas estar tranquil@ (donde quieras, incluido el baño).

Pon tus manos sobre tu estómago.

Inspira profundamente hasta notar que tu estómago se hincha. (Puedes contar hasta donde notes que ya no puedes más allá).

Aguanta la respiración mientras cuentas: 1, 2, 3, 4.

Ahora suelta el aire despacio hasta que te quede muy poco. Seguidamente suéltalo todo de golpe, como una exhalación. Siente cómo tu cuerpo se relaja. Todos tus músculos se aflojan.

Repite esto al menos unas 12 veces. Créeme que funciona. Y mucho.

Truquillo 2: ¡HORA DE DORMIR!
Mis queridos niños y niñas, vamos a irnos a la cama habiendo hecho algunas tareas:

 Por supuesto, nada de pantallas. No, no, olvidaos de eso querid@s, al menos una hora antes. ¿Qué por qué? Porque tu cerebro se activa asombrosamente con los destellos de las pantallas.

 Cenar ligerito y un par de horas antes de irse a dormir. Obviamente, si te comes un chuletón a las 9 de la noche y pretendes levantarte a las 6 de la mañana, la llevas clara. Lo más probable es que no pegues ojo con la pesadez de estómago. Pero bueno, hay de todo. Lo mismo eres de los que duerme a pierna suelta durante toda la noche, aunque se coman un jabalí entero, como Obélix.
 Tomar café, té, estimulantes con taurina, etc. Eliminadlo de la cena, por favor. A no ser que seáis estudiantes que se pasan la noche antes del examen estudiando o que trabajéis de guardia, las sustancias como la cafeína, la teína y la taurina, vuelven a despertar a tu cerebro. ¿Cómo? Pues bloquean las hormonas que intervienen en el ciclo del sueño.

 Dormid ligeritos de ropa. ¿Qué pasa en verano cuando la temperatura es alta? Pues que nos cuesta dormir, ¿verdad? Pues eso, cuanta menos ropa, mejor. Además, eso nos puede traer otras ventajas… uhmm, pero eso mejor en otro artículo.
 Ya en la cama, cuando estemos tendidos, vamos a hacer otro ejercicio. Es una visualización. ¿Qué? ¡Eso no sirve para nada! Diréis algunos. En mi opinión, las visualizaciones son muy útiles para conseguir muchas cosas, entre otras, por supuesto, dormir. No perdéis nada. ¿Por qué no probar? ¿Lo intentas? ¿O prefieres seguir durmiendo mal? ¡Vamos allá!

Primero, respira hondo como has aprendido en el truquillo 1. Mientras respiras profundamente, imagina que dibujas con tu dedo índice de la mano con la que escribes, una burbuja a tu alrededor y te metes dentro. Todo sin dejar de respirar profunda- mente. Esta burbuja es especial. Una vez dentro de la burbuja, imagina que, con cada inspiración, entra a la burbuja paz, tranquilidad… y con cada espiración, salen todos los problemas, preocupaciones, fuera de la burbuja y ya no pueden entrar. Se quedan ahí fuera. Las preocupaciones son una corriente de aire que sale de tu cuerpo para perderse y no volver. Puedes imaginarte la corriente que inspiras como una luz brillante, que entra en tus pulmones, los abre, los limpia, los relaja y te relaja a ti de todo. Observa cómo tu cuerpo se relaja, tu mente se apacigua, todo está más tranquilo… más limpio…
Con la práctica de este ejercicio, conseguirás varias cosas: relajar la tensión corporal y bajar la actividad de tu cerebro.
A veces, puede que te cueste. Al principio es difícil, pero prueba. Verás cómo funciona.

Truquillo 3: MOMENTO VERDE

Lo llamo así porque es el momento en el que contactas con la tierra, lo de fuera. Si tienes posibilidades, date un paseo por el campo, por un parque, la playa… lo que tengas a mano. Si no es posible, ponte música relajante en casa: escucha las olas del mar, ponte hindúes recitando mantras, cuencos tibetanos, fuentes de agua, lo que quieras. Tienes que ir probando lo que te funciona, porque ya sabes que cada uno es único. La naturaleza es realmente asombrosa. Tiene magia. Te cambia el humor. ¡Pruébalo!

Si quieres más, puedes aprender mucho más con el manual de trabajo para gestionar el estrés. Pincha aquí para verlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.