Angustia tras el confinamiento

Angustia tras el confinamiento

Angustia tras el confinamiento

Cómo superarlo

¿Por qué me siento triste si ya no estamos confinados? ¿Por qué no tengo ganas de hacer nada? ¿Por qué he engordado tanto? ¿Por qué tengo tantos cambios de humor? ¿Por qué no tengo ganas de trabajar?

Si te identificas con alguna de estas preguntas, tranquil@, somos muchos los que nos hemos planteado esas preguntas y todas tienen solución. En este artículo encontrarás consejos que te ayudarán a dar respuesta a esas preguntas.

Hay determinadas situaciones muy claras (confinamiento, hacinamiento) que provocan unos trastornos tanto a nivel físico como mental. Concretamente, el confinamiento provoca problemas de angustia, estrés, insomnio, depresión, alteraciones alimenticias, etc.  Esto viene dado parcialmente por nuestra limitada libertad para realizar actividades: pasear, hacer deporte, vida social. El vernos encerrados sin posibilidad de hacer nada genera en nosotros una sensación de indefensión, la cual hace que sintamos angustia por las posibles consecuencias del encierro. El estar confinados genera problemas con los ritmos habituales de nuestro organismo (sujeto a los cambios de luz diarios). Por eso podemos tener problemas de sueño, de desgana y también podemos generar problemas de alimentación.

¿Qué pautas podemos seguir después del confinamiento para reducir estos sentimientos y conductas?

  1. Sal a la calle, toma el aire, pasea, haz deporte. El contacto con la naturaleza y la práctica de deporte ayudan muchísimo a que tus niveles de hormonas se regulen. Tus endorfinas inundarán tu cuerpo y tendrás una sensación de felicidad que aumentará conforme más practiques. La sensación de tristeza pasará con los días.
  2. La rutina del sueño también es importante. El evitar las pantallas antes de dormir o las comidas copiosas ayudarán a que puedas descansar mejor. De todas formas, si necesitas más información sobre las pautas a seguir para conseguir dormir mejor, puedes leer otro de nuestros artículos en la sección dormir bien.
  3. Evita los picoteos. ¡Sí, ya sé! Durante el confinamiento pasábamos mucho tiempo en casa y comíamos más de la cuenta, pero ahora, ya no es necesario. Podemos sustituir esos “picoteos” por, por ejemplo, cereales o fruta, que son más sanos y te ayudarán a no aumentar de peso.
  4. Los cambios de humor se producen muchas veces por el descontrol de hormonas que hemos tenido durante el confinamiento, pero si vuelves a los hábitos y las rutinas que tenías antes, tus hormonas volverán a sus niveles habituales. También puedes tomar suplementos de vitaminas, que harán que todo tu cuerpo vuelva a regularse. Obviamente, está también el factor ambiental. Es decir, si tienes problemas en el trabajo o familiares es lógico que tengas cambios de humor. Para esto te recomiendo hablar con alguien o, en su defecto, buscar ayuda profesional psicológica.
  5. El confinamiento nos ha hecho plantearnos muchas cuestiones que antes no hacíamos. Hay personas que ya no encuentran su trabajo placentero y se plantean un cambio de empleo o buscar uno nuevo debido a que lo han perdido. Para eso, en ambos casos, lo primero que te aconsejo es paciencia. Una vez tengas esto claro, hablar con el responsable en el trabajo para poder estudiar las posibilidades que tienes de un cambio puede ser una solución. Sin embargo, si eres de los que se han quedado sin trabajo, de nuevo, ármate de paciencia, redacta varios currículums diferentes y ponte a la caza y captura de un nuevo empleo.

Hay que decir que el confinamiento nos ha hecho tener que adaptarnos a una situación desagradable en muy poco tiempo, además de que se ha alargado mucho. El ser humano está capacitado para poder sobrellevar este tipo de situaciones lo mejor posible, por eso, este tipo de trastornos son pasajeros y, aunque no todo el mundo reacciona de la misma forma, se puede sobrevivir a ello. Por tanto, te animo a poner en práctica los consejos arriba descritos y, en caso de que pienses que sigues necesitando más ayuda, puedes consultarnos cuando quieras pinchando aquí. Estamos siempre disponibles para ayudarte. ¡CON MUCHO GUSTO!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.